Compartir

Los termómetros experimentarán un ascenso térmico a lo largo del fin de semana en todo el territorio peninsular y en Baleares, aunque sus valores “se mantendrán dentro de lo normal” para esta época del año.

Así lo aseguróla portavoz de la Agencia Estatal de Metereología (Aemet), Ana Casals, tras recalcar que “venimos de unas temperaturas inusualmente bajas”. Explicó que la recuperación térmica comenzará este viernes por el oeste, centro y sur peninsular y mañana se extenderá a la cornisa cantábrica, al valle del Ebro, al litoral mediterráneo y a Baleares.

Se superarán los 35 grados en numerosos puntos de la mitad sur y del valle del Ebro, donde el lunes y el martes podrían decretarse alertas amarillas por calor al alcanzarse los 37 grados. También en el valle del Guadalquivir es probable que el termómetro se acerque a los 40 grados el lunes, aunque no llegará a superarlos.

Sin embargo,esta situación no se prolongará mucho tiempo, pues el martes comenzará a refrescar por Extremadura y Galicia y ya el miércoles el descenso términco se generalizará a todo el país. “No puede hablarse por tanto de ola de calor”, dijo Casals.

TORMENTAS EN EL NORTE

Por otra parte, la portavoz de la Aemet señaló que a lo largo del fin de semana se producirán tormentas y chubascos localmente fuertes en la cornisa cantábrica, Pirineos y norte del Sistema Ibérico. La razón es la existencia de una bolsa de aire frío en capas altas de la atmósfera en esta zona, que podría descargar en forma de chubascos a causa del calor.