Compartir

El comité de empresa de Iberia Barcelona registró este viernes una convocatoria de huelga para los días 27 y 28 de julio y 3 y 4 de agosto, según informó UGT Catalunya en una nota.

Desde UGT explicaron que esta decisión se debe a “la falta de diálogo con la dirección de la empresa con respecto a la situación de sobrecarga de trabajo de la plantilla, formada por unas 2.000 personas, la falta de personal suficiente para cubrir las necesidades reales y los incumplimientos sistemáticos con los acuerdos alcanzados”.

Según este sindicato, mayoritario en el comité de empresa de Iberia Barcelona, los trabajadores de Iberia en Barcelona “siguen esperando un plan industrial para su aeropuerto donde se contemple la contratación necesaria que solucione la sobrecarga de trabajo”, a lo que se une que la negociación del convenio colectivo de los trabajadores de tierra está parada.

Los principales problemas, según UGT, son la falta de contratación estable, la necesidad de incrementar la plantilla eventual (que ya es del 40%) o el uso indiscriminado de la figura de las horas extra de obligado cumplimiento, entre otros.

“Desafortunadamente, hasta el día de hoy los trabajadores sólo han recibido negativas sistemáticamente por parte de la dirección a la hora de abordar estos problemas que repercuten en el buen funcionamiento de la operativa y en las relaciones laborales en el aeropuerto, así como en el trato que reciben los clientes y los pasajeros”, lamentó el sindicato.

PROTESTAS TAMBIÉN EN RYANAIR

La huelga de Iberia se suma a la de Ryanair, compañía en la que los tripulantes de cabina (TCP) han convocado paros en varios países europeos, entre ellos España, para los días 25 y 26 de julio ante las “penosas” condiciones laborales que tienen.

Según USO, el sindicato español encargado de convocar esta huelga en Ryanair, asegura que un 75% de la plantilla está contratada a través de empresas de trabajo temporal, sujeta a la legislación irlandesa, sin salario base y cobrando únicamente por las horas de vuelo, lo que provoca una “tremenda inseguridad e inestabilidad laboral“.