Compartir

Aunque seas uno de los afortunados que disfruta con su trabajo, los expertos recomiendan desconectar durante el periodo de descanso. Estos 10 consejos servirán para relajarte y disfrutar del tiempo de descanso.

1.- Organiza el trabajo cotidiano con antelación suficiente.

Si planificas tu trabajo cotidiano, será más fácil que no te surjan imprevistos que te resten energía.

2. Disfruta al menos quince días seguidos de vacaciones.

Muchas veces, por organizarnos las vacaciones familiares en relación a los días sin cole de los niños o por querer aprovechar mejor los días de descanso al final disfrutamos de semanas sueltas y eso no ayuda a la desconexión; por eso, aconsejamos 15 días seguidos porque solo pasados estos días realmente tendrás la sensación de un cambio real de la rutina y una desconexión del día a día del trabajo.

3. Ten total confianza en las personas en las que delegas, tus ansias de control quedarán satisfechas.

La confianza en el equipo es fundamental porque solo cuando delegas de verdad, te sientes completamente tranquilo sabiendo que el trabajo se queda en buenas manos.

4. Di adiós al mundo digital, si es necesario define un único momento al día para chequear el correo.

Todo el tiempo que dedicamos al mundo digital se lo estamos quitando al mundo real, así que disfruta de las experiencias del verano y no caigas en la tentación de vivir tu vida digitalmente, vive tu vida real.

5. No digas esa famosa frase de “Si surge cualquier cosa, me llamáis” cámbiala por “No estaré localizable”.

No hay nada tan urgente ni tan importante que no pueda esperar a tu vuelta de vacaciones o que se pueda encargar otra persona así que sé responsable contigo mismo y con tu descanso y que no te localicen durante ese tiempo.

6. Evita conversaciones relacionadas con el trabajo.

Ya tendrás tiempo durante el año para hablar largo y tendido del trabajo y de asuntos de empresa, ahora es momento de disfrutar de otro tipo de conversaciones.

7. Cambia totalmente la rutina, aprovecha a hacer aquello que no sueles hacer habitualmente.

Las vacaciones también es un tiempo para dedicar tu mente y tu energía a todo aquello que te gusta hacer y que durante el año no encuentras el momento.

8. Disfruta de tus vacaciones en compañía. Haz de tus acompañantes tus aliados para lograr el objetivo de desconexión.

¡Qué mejor forma de vivir que compartiendo momentos inolvidables con los demás! Porque nos unirán más y nos enriquecerán a todos. Rodéate de personas que te sumen y con las que crezcas emocionalmente.

9. Olvídate del despertador y los horarios. Descansa cuanto tu cuerpo te lo pida.

Descansa, disfruta y olvídate de los compromisos y las prisas, ahora es tu momento.

10. Recuerda que nadie es imprescindible en el trabajo, tus compañeros estuvieron de vacaciones mientras tú trabajabas.

Todos empieza y se termina y, sobre todo, el mundo sigue girando sin ti, así que disfruta de tus merecidísimas vacaciones.

Fuente: Coaching On Focus