Compartir

Los tripulantes de cabina de Ryanair irán a la huelga, solicitando una mejora en sus condiciones laborales, las cuales hasta la fecha no han sido atendidas. Las primeras fechas fijadas para los paros son los días 25 y 26 de julio, según confirman fuentes del Sindicato Independiente de Tripulantes de Cabina de Líneas Aéreas (SITCPLA). A estos paros se suman, también, los convocados por un grupo de pilotos de la compañía en Irlanda el 12 de julio. 

Los días 27 y 28 de julio y los días 3 y 4 de agosto hay convocada una huelga por parte de los trabajadores de Iberia en el aeropuerto de Barcelona. Los paros han sido convocados por el comité de empresa de Iberia Barcelona y con ella quieren reivindicar y denunciar la sobrecarga de trabajo que tiene la plantilla de unos 2.000 trabajadores.

Ante estas huelgas los pasajeros aéreos tienen una serie de derechos, entre ellos, una compensación económica que varía en función de la distancia del viaje y una indemnización por los daños sufridos que se puedan acreditar, como por ejemplo, pérdida de noches de hotel o entradas a espectáculos.

En total, cuatro derechos que los clientes que se vean afectados por las huelgas pueden ejercer.

1. Compensaciones de entre 250€ y 400€ para los pasajeros españoles

Ryanair opera principalmente vuelos de corta y media distancia, por lo que la compensación que pueden reclamar los afectados por la huelga de TCP de esta compañía es de 250€, si el trayecto es inferior a 1500 km, o de 400€, para vuelos entre 1500 y 3000 km. En los vuelos cuya distancia sea superior a esos 3000km, el pasajero podría reclamar una compensación de 600€. En España, la compañía irlandesa no opera ningún vuelo de largo recorrido, por lo que la compensación máxima es de 400€.

Desde reclamador.es recalcan que, en el caso de que Ryanair avise a los pasajeros de la cancelación de su vuelo debido a la huelga con 15 días de antelación no tendrán derecho a solicitar esta indemnización, siempre y cuando avisen directamente al pasajero y no al intermediario que vendió el viaje. Sí tendría otros derechos como la indemnización económica por noches de hotel o actividades contratadas que no se puedan realizar a causa de la cancelación del vuelo y no sean reembolsables.

2. Indemnización por los daños materiales y morales

Que cancelen un vuelo supone, en gran parte de las ocasiones, perder noches de hotel contratadas en el lugar de destino. Pero no acaba aquí el perjuicio que puede llegar a ocasionar a los afectados la huelga de Ryanair. Entradas a conciertos o festivales, tours por la ciudad, en definitiva, actividades pagadas que no se pueden disfrutar por la cancelación de un vuelo. Esto también se puede reclamar. Para recuperar lo invertido y no disfrutado a causa de la huelga de Ryanair, hay que reclamar esos daños morales y materiales. Para ello es necesario acreditar que el gasto realizado no es reembolsable, fundamentalmente con las facturas de pago del hotel o actividades.

3. Transporte alternativo o reembolso del billete

Los pasajeros que vean cancelado su vuelo por la huelga de esta aerolínea podrán solicitar el reembolso del billete adquirido, si Ryanair no les ofrece un viaje alternativo o si el vuelo propuesto deciden no aceptarlo. Esta cantidad se sumaría a la indemnización que, según el Reglamento 261, les corresponde, que para los pasajeros españoles es de 400€ máximo.

En el caso de aceptar el transporte alternativo propuesto por Ryanair, no tendrán derecho a ese reembolso del billete, pero sí a reclamar la indemnización económica.

4. Derecho a recibir asistencia por parte de Ryanair

En el caso de optar por transporte alternativo, además de reclamar la indemnización, los clientes de Ryanair afectados por la huelga de sus TCP tienen derecho a recibir asistencia por parte de la aerolínea. En este derecho a asistencia entra la comida y bebida, siempre que el retraso supere las dos horas.

También tienen derecho a alojamiento si necesitan pernoctar y a transporte a otro aeropuerto o del hotel al aeródromo si fuera necesaria la pernoctación. Todo ello sin que Ryanair pueda solicitar ninguna cantidad económica al cliente por esa comida, bebida, alojamiento, etcétera.