Compartir

Los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair han convocado huelga en varios países europeos, entre ellos España, para los días 25 y 26 de julio ante las “penosas” condiciones laborales que tienen.

En un comunicado, el sindicato USO informó de que así lo han decidido, tras una reunión en Bruselas, los sindicatos españoles USO y Sitcpla, el portugués Snvpac, UIL de Italia y CNE de Bélgica.

Según USO, un 75% de la plantilla está contratada a través de empresas de trabajo temporal, sujeta a la legislación irlandesa, sin salario base y cobrando únicamente por las horas de vuelo, lo que provoca una “tremenda inseguridad e inestabilidad laboral”.

En España, están llamados a la huelga más de 1.800 TCP, y más de 4.000 entre los cuatro países. Actualmente, la aerolínea opera unos 2.000 vuelos diarios y en los aeropuertos españoles cuenta con 13 bases. En el último año, obtuvo unos beneficios de 1.450 millones de euros en España.

En los próximos días, los sindicatos españoles USO y Sitcpla acudirán a una conciliación en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), con la intención de evitar los paros y resolver el conflicto. De no presentarse la empresa o no haber acuerdo, la huelga se mantendrá en vigor.

Según el responsable de Vuelo de USO Sector Aéreo, Ernesto Iglesias, “por el seguimiento que tuvo la primera y única huelga convocada hasta el momento, la de los TCP de Ryanair en Portugal, se prevén retrasos y cancelaciones de decenas de vuelos en los cuatro países”.

Por su parte, la aerolínea señaló este jueves que las demandas de los tripulantes de cabina de Ryanair “no tienen sentido”. Además, destacó que se encuentra “en intensas negociaciones con sindicatos nacionales de tripulación de cabina de toda Europa”.

Desde la aerolínea explicaron que un TCP de la compañía gana hasta 40.000 euros anuales, y que trabajan con un turno fijo de cinco días trabajados y tres seguidos de vacaciones. “O lo que es lo mismo, un fin de semana largo de tres días cada semana”, apuntó.