Compartir

Los doce niños y su entrenador de fútbol, tras once días atrapados en una cueva de Tailandia, comenzaron este miércoles sus clases de buceo y natación para poder ser evacuados del lugar

Una unidad militar compuesta por 11 soldados liderados por un médico militar accedieron hasta el lugar donde se encuentran los atrapados para evaluar su estado físico.”La condición de la mayoría de ellos es buena. Están cansados y necesitan un tiempo para reponerse. Además algunos de ellos no saben nadar y hay que enseñarles como bucear. Debemos hacer todo lo posible para sacarlos”, declaró Weerachon Sukondhapatipak, portavoz del Gobierno.

La ausencia de lluvias y el incesante trabajo de unas 20 bombas de extracción de agua que drenan unos 10 mil litros por hora han dado un respiro a los servicios de rescate. “Bucear es la única salida (…) hay que intentarlo antes de la llegada de las lluvias, después será más complicado”, dijo el alemán Torsten Lechler, asesor técnico en las operaciones.”Tenemos a trece personas frágiles que tienen que bucear, escalar, bucear y volver a caminar. Todos están bien de salud, pero necesitan unos días para recuperar las fuerzas”, opinó el experto.