Compartir

Tanto los aficionados la selección de Japón como sus jugadores han dado una lección de civismo y buena educación al mundo.

Mientras que los hinchas se quedaron en el estadio para recoger todo aquello que habían ensuciado tras la conclusión del ultimo partido disputado por su selección , eliminada sobre la bocina en su partido contra Bélgica, los jugadores hicieron lo propio en el vestuario que ocuparon durante el choque.

Además de dejar todo como los chorros del oro, los integrantes del equipo escribieron un mensaje de “gracias” a los organizadores del torneo.

Envidiable.