Compartir

María Dolores de Cospedal, precandidata a la Presidencia del PP, atribuyó este viernes al “machismo” que se polemice con su relación con Soraya Sáenz de Santamaría, la otra aspirante al liderazgo de la formación. “Si fuésemos Pepe y Juan no existiría ese morbo”, arguyó.

La que fuera 'número dos' de Mariano Rajoy en Génova hizo esta reflexión en una entrevista en Europa FM, recogida por Servimedia, al ser preguntada por las razones que llevan a “buscar el enfrentamiento” entre ambas candidatas a tomar las riendas del PP.

“Creo que hay algunos que creen que tiene mucho morbo y el machismo existe”, sentenció Cospedal. “No tenemos que ser amigas íntimas, somos compañeras de partido y ya está. ¿El machismo existe? Sin duda alguna”, expuso.

Además, defendió que España está “absolutamente” preparada para tener una presidenta del Gobierno. “Con todo respeto a los chicos, ¡es el tiempo de las mujeres!”, enfatizó la exministra de Defensa.

Si lograse hacerse con el poder, prometió que haría una “apuesta muy importante por la calidad del trabajo entre las mujeres y hombres más jóvenes” para “ayudar a la transformación de los contratos temporales y a tiempo parcial a contratos indefinidos que den estabilidad”.

En un tono distendido, llegó a explicar que su hijo de 12 años le animó a dar el paso de presentarse a las primarias del PP. “Si nunca lo intentas no vas a saber si eres capaz”, le indicó, algo que impresionó y “conmovió” a Cospedal.

En la campaña electoral interna duerme una media de seis horas, aunque normalmente necesita más, y “todas las demás no hay un minuto que no sea trabajando”. Aseguró que ha sido su “sentido de la responsabilidad, quizás exacerbado por ser la hermana mayor”, lo que le llevó a intentarlo.

Si gana, aseguró que trabajará por armar el proyecto de centro-derecha “real, solvente e ilusionante” que “hace falta en España” y defender los valores de “libertad, solidaridad y defensa de nuestro país”. “Y creo humildemente que puedo ser la persona que aglutina todo eso”, señaló.

Y precisamente, admitió que la defensa de la unidad de España es el asunto que más le ha quitado el sueño en los últimos tiempos, en concreto lo que llamó “el problema de Cataluña”, que afecta “a todos”. “Creo que es el tema más importante que tenemos que resolver”, admitió la precandidata al liderazgo del PP.