Compartir

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy un plan de choque en favor de la infancia, para que los menores más desfavorecidos puedan seguir asistiendo a los comedores escolares durante el verano y además puedan ir a campamentos.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes y de Igualdad, Carmen Calvo, explicó ayer que “he tenido que poner en orden, en el buen sentido de la palabra, a algunos ministerios” para que este plan salga adelante y dotar a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos de las partidas necesarias para que puedan ayudar a los menores más desfavorecidos, porque “no se puede aceptar que estos niños sufran un doble castigo, no comer bien y no ir a un campamento, por su pobreza”.

“Hemos sido muy ágiles, muy rápidos para poner en marcha este plan de ayuda para los más pequeños, porque es necesario y porque los niños lo necesitan ya. Muchos de ellos ya están de vacaciones y otros a punto de cogerlas, y había que actuar rápidamente” para que el verano no sea una losa para estos menores desfavorecidos, agregó la vicepresidenta.