Compartir

El presente Mundial de Rusia está destacando por el juego irregular de las grandes selecciones. Ayer caía Alemania en la primera fase como última de su grupo, algo que no había ocurrido en la historia de los Mundiales. El partido que esta tarde enfrentará a las selecciones de Inglaterra y Bélgica añadirá una pizca más de surrealismo al campeonato.

Los ingleses, por el momento, ocupan la primera plaza del grupo, los belgas, la segunda, por lo que ambos combinados están clasificados para la siguiente ronda. 

El partido de hoy decidirá quien pasa como primero pero la prioridad no es ganar, ya que quedar segundo asegura un cuadro mucho mejor, evitando a los favoritos del Mundial, que en este caso serían las selecciones de Brasil, Francia, Argentina, Uruguay y Portugal.

Por el contrario, el segundo se enfrentaría a un grupo de selecciones más accesibles, en principio, como España, Rusia, Croacia, Dinamarca, Suiza y Suecia.

Si el partido acaba en empate y sin amonestaciones, los ingleses pasarían como primeros por tener una tarjeta amarilla menos.