Compartir

La Federación de Asociaciones de Madres Solteras (FAMS) aseguró este miércoles que la ley de permisos iguales e intransferibles para madres y padres, admitida ayer a trámite en el Congreso de los Diputados, supone un “avance” pero lamentó que deja en “desventaja” a las familias monoparentales y, en especial, a las madres solteras.

El proyecto de ley amplía progresivamente a 16 semanas los permisos para ambos progenitores , una fórmula que pretende que los varones se hagan cargo de sus hijos el mismo tiempo que las mujeres.

“Una vez más las familias monoparentales y nuestros derechos son tratados como una situación especial y no como un modelo familiar legitimado que, por sus características, precisa de una normativa que se ajuste a sus necesidades”, reivindicó la federación.

Por eso, anunció que seguirá reivindicando una Ley Integral de Familias Monoparentales “que nos defina como familia, nos regule en derechos y deberes y nos proteja de las situaciones de desigualdad”.