Compartir

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dejó entrever este miércoles que a lo largo del próximo mes de julio se procederá al traslado de los restos mortales de Francisco Franco del Valle de los Caídos.

En una conversación informal con periodistas en el patio del Congreso, preguntado por si la decisión del Ejecutivo de trasladar los restos mortales de Francisco Franco del Valle de los Caídos será antes del verano, el presidente respondió con un “os pillaré trabajando”, lo que fue interpretado por algunos como antes del mes de agosto. En julio coincide con que el día 18 se conmemora el aniversario del inicio de la Guerra Civil española de 1936.

En su reciente entrevista en TVE, Sánchez avanzó que su gabinete emprenderá una reforma del Valle de los Caídos para exhumar los restos mortales de Franco y recordó que el Congreso acordó que fueran entregados a su familia.

En su opinión, reformar el Valle de los Caídos es “una cuestión de cerrar heridas” y apuntó que “todos los grupos deberíamos estar detrás” para conseguir este propósito. En este sentido, garantizó que el nuevo Gobierno del PSOE “tomará” esa decisión, aunque dejó en el aire “la fecha y el momento”. Para el también líder del PSOE, se tratar de cumplir la Ley de Memoria Histórica y convertir el Valle de los Caídos en un lugar de reconciliación y memoria.

La proposición no de ley que presentó el PSOE en 2017, la aprobó el Pleno del Congreso con 198 votos a favor, uno en contra y 140 abstenciones, entre ellas las del PP y la de ERC. En esta iniciativa, tras su aprobación, se reclama la exhumación de los restos de Francisco Franco y su traslado fuera del Valle de los Caídos.

En el texto de la proposición no de ley se apostaba por “excluir de todo tipo de subvención o ayuda pública a cualquier organización o entidad que ensalce o defienda la dictadura o la figura del dictador Franco, el nazismo, la xenofobia o cualquier otra expresión de carácter discriminatorio o vejatorio para las víctimas”.

También que se impulse “la retirada de símbolos y monumentos que honran la memoria de los vencedores o conmemoran el conflicto civil o la dictadura”. Además, en esta iniciativa del PSOE se pide al Gobierno que estudie la posibilidad de crear un banco de ADN para el reconocimiento de desaparecidos y que se realicen la actuaciones necesarias para la localización y exhumación de fosas, de manera que se permita un “entierro digno” a los que “todavía yacen anónimamente en montes y cunetas”.