Compartir

El Gobierno tiene la intención de empezar el acercamiento de los presos etarras a cárceles del País Vasco con los que están enfermos o son mayores de 70 años, un procedimiento que será individualizado y que gestionará Instituciones Penitenciarias.

En un conversación informal con los periodistas en el patio del Congreso, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no fijó cuando se producirán los primeros movimientos, pero sí que irán siendo poco a poco y de manera individualizada, porque depende de cuestiones administrativas del organismo encargado de las prisiones y dependiente del Ministerio de Interior.

Preguntado por si va a mantener una reunión con las víctimas de la banda terrorista, el presidente recordó que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya se vio con ellas la semana pasada. Y dejó entrever que no tiene previsto mantener un encuentro con ellas.