Compartir

Los organizadores del Orgullo LGTB de Madrid anunciaron este miércoles que ni el Partido Popular ni el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, han sido invitados a participar en la cabecera de la manifestación del 7 de julio, dado el retraso en la aplicación de las leyes en favor de su colectivo.

En la edición del año pasado, coincidiendo con el 'World Pride', los populares se estrenaron en la cabecera de la manifestación del Orgullo con su vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, y su vicesecretario de Política Social y Sectorial, Javier Maroto, al frente. Sin embargo, tras la novedad de la edición anterior el PP vuelve a estar vetado.

El motivo, según la presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (Felgtb), Uge Sangil, es la ruptura del “compromiso” alcanzado el año pasado por parte de los populares para sacar adelante la Ley de Igualdad LGTB, al presentar una enmienda a la totalidad que pretendía sustituir el texto elaborado por las asociaciones LGTB.

En el caso de la Comunidad de Madrid, su participación era habitual en la cabecera de la manifestación como presencia institucional junto al Ayuntamiento y, de hecho, Cristina Cifuentes participó en varias ediciones durante su etapa como presidenta regional.

En cambio, este año se da la contradicción de que la Comunidad, aun siendo patrocinador institucional del Orgullo 2018, los organizadores prohibirán la presencia del presdente Ángel Garrido en la cabecera.

“Este año no han sido invitados a la pancarta de la manifestación ni a subir al escenario -como sí hizo Cifuentes- porque no ha sido efectuada la aplicación de las leyes aprobadas”, dijo el presidente de Cogam, Jesús M. Grande, en alusión a la Ley de Igualdad aprobada por la Comunidad de Madrid.

Pese al veto al PP y la Comunidad de Madrid, en la presentación del Orgullo 2018 estuvo presente el consejero de Cultura, Turismo y Deportes, Jaime de los Santos, que subrayó la iniciativa del Gobierno regional para que la tarjeta sanitaria de las personas transexuales se ajuste a su nombre y sexo sentidos.