Compartir

Este jueves se produce el día de “la liberación fiscal”, la jornada a partir de la cual un ciudadano ha cumplido con todas las obligaciones tributarias del año y, por tanto, lo que cobre a partir de ahora será para su disfrute personal.

Los contribuyentes hemos dedicado una media de 178 jornadas de trabajo para el pago de impuestos.

De las 178 jornadas, 102 corresponden al pago de cotizaciones sociales, a las que hay que sumar 36 jornadas para el pago del IRPF y 25 más para cubrir el IVA.

Los días restantes se dedican al pago de impuestos especiales y tributos estatales, autonómicos y municipales.