Compartir

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, desveló este martes que el Gobierno facilitó su visita de esta mañana al presidente de Ómnium Cultural,, Jordi Cuixart en la prisión de Soto del Real (Madrid) en la que está encarcelado, y comentó que él sólo “puede hablar bien de las gestiones” del Ejecutivo en este sentido.

En declaraciones en los pasillos del Congreso de los Diputados, horas después de su encuentro con Cuixart y el mucho más breve, de “un par de minutos”, con el expresidente de la Asociación Nacional Catalana Jordi Sánchez, Iglesias se declaró “muy satisfecho de que estemos colaborando con el Gobierno”.

Además, reveló que el “equipo” del presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, contactó con el Ministerio del Interior y éste le solventó el problema de que “el cambio de guardia hacía que se retrasara la visita” y le facilitó el que, como cargo público, pudiera tener con Cuixart un encuentro sin cristal por medio. “Se coordinó con nosotros y sólo puedo hablar bien de las gestiones del Gobierno para facilitarnos este encuentro”, elogió. “Por supuesto, he informado al presidente del Gobierno y espero que podamos seguir coordinándonos”.

El líder de Podemos se mofó de que el PP le haya catalogado como “vicepresidente” por estas iniciativas cuando otros días le describe como “bufón”y se reafirmó en “seguir trabjando para ampliar espacios de diálogo” y en “hablar todos con todos sin excluir ningún tema”.

Iglesias confesó que le “gustaría” tener un encuentro con el presidente de ERC Oriol Junqueras y, aunque con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont “es un poco más difícil porque está fuera de España”, insistió en que “hay que hablar con todo el mundo”, porque “desde el momento en que estás sentado en la misma mesa el clima cambia por completo y las cosas se racionalizan”. Una actitud que contrapuso a la del PP y Ciudadanos, que “incendiaron Cataluña y España” conduciéndolas a “un callejón sin salida”.