Compartir

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró este martes en Berlín que el Ejecutivo es partidario de revisar la política penitenciaria en lo que se refiere a la dispersión de los presos de la banda terrorista ETA.

“Lo he dicho claramente”, remarcó Sánchez en una rueda de prensa tras la reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, cuando se le preguntó por el encuentro que mantuvo este lunes en el Palacio de la Moncloa con el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu.

“ETA desapareció, la democracia derrotó a ETA y, en consecuencia, la política penitenciaria tiene que ser revisada, tenemos que aproximarnos de otra manera a una realidad que ya es completamente distinta y que ha cambiado hace un mes”, afirmó el presidente.

En ese sentido, el jefe del Ejecutivo manifestó que así se lo trasladó al lehendakari, porque en “en eso no me escondo” y “el Gobierno está dispuesto a revisar esa política penitenciaria, pero por la sencilla razón de que ETA ha sido derrotada”. Y añadió: “Lo que les pido al conjunto de fuerzas es que éste no sea un elemento de división cuando la democracia derrotó a ETA”.

Así, reclamó a todos los partidos que pongan “luces largas” y que sean conscientes de que “tenemos que normalizar más aún la convivencia en el País Vasco” y que desde esa “perspectiva” es desde la que va a “actuar y trabajar” el Ejecutivo central.