Compartir

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, afirmó este martes que le “consta que la vía unilateral no sigue en la agenda” de los independentistas catalanes y que “esto no es opinión, es información”, pese a que ayer el presidente de la Generalitat, Quim Torra, abogó por un nuevo 1-O.

Iglesias realizó estas declaraciones en la Ser con las que pareció desmentir esa apuesta verbal de Torra, con quien se reunió ayer por la mañana en el Palau de la Generalitat, por un nuevo referéndum unilateral de independencia como el del 1 de octubre de 2017.

Por lo demás, el líder de Podemos se reafirmó en su voluntad de abrir “un carril de diálogo” y las “vías democráticas” de resolución del “grave” conflicto territorial en España, y calificó de “muy bueno” que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reuniera ayer con el lehendakari, íñigo Urkullu, y él mismo con Torra.

“Cuando el PP no gobierna, en España se puede hablar”, sintetizó, aventurando que será “un país en el que va a haber diferencias pero donde los problemas se pueden solucionar en una mesa del diálogo”. Abogó de nuevo por un “encaje diferente” de Cataluña en el Estado y su reconocimiento como nación, y volvió a reclamar el acercamiento de los dirigentes independentistas presos a cárceles de Cataluña.

Según dijo, es “un principio humanitario básico que ayudaría mucho a destensar la situación”, porque “en Cataluña duele mucho lo de los presos, hayan votado lo que hayan votado” los ciudadanos, y en ese sentido reclamó que éstos “formen parte de la interlocución” entre ambos gobiernos.

En otro orden de cosas, Iglesias puso en valor la proposición de ley de Unidos Podemos que se votará hoy en el Congreso de los Diputados y que creará permisos de paternidad y maternidad de 16 semanas e intransferibles, para que no sean casi siempre las mujeres las que tienen que renunciar a su carrera profesional para cuidar al recién nacido.

Con una implantación progresiva que se completaría en cuatro años porque en principio no serían 16 semanas, Iglesias restó importancia a los 2.000 millones que harán falta para sufragar estos permisos desde la premisa de que “cuando hay voluntad política el dinero se encuentra”, como ocurrió con la mejora de las pensiones que el anterior Gobierno del PP al principio negó y terminó pactando con el PNV para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado.