Compartir

Felipe VI presidió este lunes la clausura del XIX Curso de Estado Mayor en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (Ceseden), un acto que culminó con un brindis en el que ensalzó aquello que “más nos une en todo momento: España”.

El Monarca vistió el uniforme de capitán general de la Armada y estuvo acompañado por el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares; el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), general Fernando Alejandre; el jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (Jema), general Javier Salto; el jefe de Estado Mayor de la Armada (Ajema), almirante Teodoro López Calderón; y el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), general Félix Sanz Roldán.

También asistió el subsecretario de Defensa, Alejo de la Torre; el director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado; y el jefe del Cuarto Militar del Rey, almirante Juan Ruiz Casas.

Durante su alocución, Felipe VI felicitó a los diplomados por haber alcanzado un “hito” en su carrera militar, una felicitación que extendió a la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas (Esfas) por “contribuir de manera notable” a la “calidad” que merecen España y sus Fuerzas Armadas.

Mostró su “inmensa alegría y satisfacción” porque el Ceseden contribuya a la “excelencia y formación” de aquellos oficiales que emplean lo mejor de sí mismos sirviendo a España y a las Fuerzas Armadas. Asimismo, felicitó a los alumnos de los “países socios y amigos” que han participado en una “herramienta útil de diplomacia”.

Por último, pidió que se le acompañara en un brindis por “lo que más nos une en todo momento: por España”. Previamente, el Jemad había brindado “por lo que nos une: por nuestra gran nación, por España, por el Rey”.

Durante la ceremonia de clausura del curso tomaron la palabra el director del Ceseden, teniente general Rafael Sánchez Ortega, que recordó a los alumnos que se enfrentan a un “mundo en continuo cambio” trasladando al Rey su “incondicionable apoyo a la Corona y afecto a su persona”, y el jefe del Esfas, general de brigada Fernando de Paula Bisbal, quien alertó de que el “fenómeno de la globalización proporciona una dosis de incertidumbre a la resolución de conflictos”.

Este curso tiene como finalidad capacitar a los oficiales de las Fuerzas Armadas, la Guardia Civil, la Policía Nacional, los cuerpos comunes y a los oficiales de países aliados para desempeñar las funciones propias en los estados mayores específicos, conjuntos y combinados, además de en organismos nacionales e internacionales de Seguridad y Defensa.

En él han participado 121 alumnos, de los cuales 90 son españoles, cuatro de ellas mujeres (13 del Ejército de Tierra, 33 de la Armada, 32 del Ejército del Aire, dos de cuerpos comunes, ocho de la Guardia Civil y dos de la Policía Nacional) y 31 extranjeros, de los siguientes países: Alemania, Arabia Saudí, Argelia, Argentina, Brasil, Cabo Verde, China, Corea del Sur, Egipto, EEUU, Francia, Gabón, Italia, Jordania, Líbano, Marruecos, Mauritania, México, Pakistán, Perú, Portugal, Reino Unido, y Túnez). La duración del curso ha sido de un año académico, desde el mes de septiembre de 2017 hasta junio de 2018.

Tras la entrega de diplomas a los alumnos, el Rey distinguió al alumno que ha obtenido el 'número uno' del curso -capitán de corbeta Jaime Salvador Muñoz Delgado-Pérez- y al 'número uno' de los países amigos y aliados, el comandante de infantería de marina francés Jean François Varry.

Por su parte, el comandante de la Guardia Civil Fernando Galiana Marina recibió una distinción por haber realizado el mejor trabajo de investigación durante la celebración del curso, que tuvo como temática la inmigración.