Compartir

Tras el Aquarius, un barco de bandera holandesa de la ONG Lifeline ha pedido autorización para atracar en Italia con los 224 inmigrantes que ha rescatado frente a las costas de Libia. 

Sin embargo, el polémico ministro del interior italiano, Matteo Salvini, ha prohibido su llegada. “Llevaos a toda la carga de seres humanos a Gibraltar, a España, a Francia o donde queráis”, ha asegurado. 

Salvini hace referencia a España, por ser el país que acogió el Aquarius, tras la negativa de Italia de poder ir a sus puertos. Los cerca de 630 inmigrantes llegaron a Valencia el pasado fin de semana.