Compartir

Un total de 104.834 perros y 33.473 gatos abandonados fueron recogidos el año pasado por las sociedades protectoras de España, una cifra que se mantiene en niveles muy similares a las de 2016 (104.447 perros y 33.335 gatos) y 2015 (104.501 y 33.330).

Así se desprende del estudio 'Él nunca lo haría 2017', elaborado por la Fundación Affinity y hecho público este jueves. Esta entidad indicó que esas cifras demuestran un estancamiento en el número de animales de compañía abandonados que llegan a las entidades protectoras.

“Veníamos de unos años en que la tendencia de abandonos iba a la baja, pero en los tres últimos años esa tendencia a la baja se ha roto y éste es un dato alarmante”, subrayó Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity, que desde hace más de 20 años realiza un estudio anual sobre el abandono y adopción de animales en España.

El informe señala que el abandono sigue siendo el mayor problema que afecta a los animales de compañía. Del total de perros y gatos recogidos por las protectoras en 2017, sólo un 43,5% fueron adoptados por una nueva familia, en tanto que un 17% de los animales se habían perdido y pudieron ser devueltos a sus propietarios por ir identificados con el microchip, un 16% permanecieron en los refugios y un 3% estaban en casas de acogida. Además, un 7,5% fueron sacrificados por causas médicas y un 2% resultaron eutanasiados.

En comparación con años anteriores, la tendencia en la tasa de adopción tanto de perros (44,7%) como de gatos (40,5%) se mantiene estancada, con niveles muy similares año tras año.

La Fundación Affinity recordó la importancia de seguir fomentando la adopción de animales de compañía en España como vía para reducir la población de animales que hay en los refugios y darles una nueva oportunidad.

“El abandono es un problema que requiere la máxima colaboración de todos los agentes implicados. En ese sentido, el rol de las administraciones públicas es clave, pero es también clave el apoyo del resto de entidades involucradas en la prevención y lucha contra el abandono. Este grave problema social demanda una gran colaboración entre el sector público y privado y también un liderazgo claro que trace una hoja de ruta y asegure avances en la reducción de las cifras de abandono. Sólo así podremos conseguir una reducción drástica del abandono”, apuntó Buil.

Por otro lado, la correcta identificación de los animales también resulta crucial para poder devolver a sus familias aquellas mascotas que se han perdido. “La mayoría de los animales que llegan a las protectoras no llevan el microchip y, a causa de eso, aquellos que se han perdido no podrán ser devueltos a su familia, algo que se podría evitar si existiera mayor conciencia sobre la importancia de usar el microchip para identificar a los animales”, añadió Buil.

De hecho, solamente un 33% de los perros y un 3,7% de los gatos que llegaron a un refugio en 2017 estaban correctamente identificados con un microchip.

De todos los animales que llegan a las protectoras, un 9% fueron llevados por las personas que los abandonan. El resto se trata de animales encontrados por la propia entidad, un particular o la policía.

PERFIL DEL ANIMAL ABANDONADO

Por otro lado, el informe indica que el abandono es un fenómeno que afecta a perros y gatos de todo tipo, y no queda restringido a ninguna edad o raza determinada. El 80% de los animales de compañía abandonados en 2017 eran mestizos y la mayoría de ellos llegaron a la entidad protectora en edad adulta, aunque también fueron recogidos animales de edad avanzada y cachorros.

El estudio también refleja una disminución en el tiempo de permanencia de los cachorros en el refugio. En el caso de los perros de poca edad, tardan unos tres meses en ser adoptados, mientras que los adultos puede llegar casi a los nueve meses. Y respecto de los gatos, los cachorros también suelen estar unos tres meses en la sociedad protectora, mientras que los adultos suelen permanecer unos siete meses.

“Hay que contribuir a romper mitos como que un perro o gato adulto no se adaptará a una nueva familia o no se podrá educar. Adoptar animales en la edad adulta puede ser una excelente opción, permite igualmente educar al animal y crear un vínculo afectivo potente con él, y no requiere tanta dedicación como los cachorros en los primeros meses”, explicó Buil.

MOTIVOS DEL ABANDONO

Por otra parte, el estudio desmiente la creencia popular de que el mayor número de abandonos se da en el periodo estival. La recogida se mantiene estable a lo largo de casi todo el año en el caso de los perros (33% en el primer cuatrimestre, 35% en el segundo y 32% en el tercero) y en el caso de los gatos sí existe un pico de recogidas en el segundo cuatrimestre, debido al ciclo natural de reproducción de los felinos, muy estacional entre mayo y septiembre.

En cuanto a los motivos de abandono, destacan las camadas indeseadas (15,5%), el fin de la temporada de caza (12%) y factores económicos (12%). La llegada de las vacaciones solamente es el motivo de abandono del 1,3% de los casos que llegan a las protectoras.

“Las camadas no deseadas son la primera causa de abandono. Por eso, en la situación actual en la que nos encontramos recomendamos la esterilización como herramienta clave para evitar que miles de cachorros lleguen cada año a las protectoras. En este sentido, creemos que la esterilización es un acto de responsabilidad”, comentó Buil.

En cuanto a los motivos para adoptar un animal de compañía, la mayor parte de las personas que dan este paso lo hacen por estar sensibilizados con la problemática del abandono (40%), por ser colaboradores de la entidad (20%) o por recomendaciones de amigos y conocidos (15%).