Compartir

España se ha situado en el cuarto puesto de los países de la Unión Europea con menos accidentes de tráfico, por delante de países como Dinamarca y Malta, que han bajado algunos puestos en el ranking anual de accidentes viales que publica cada año la Unión Europea.

Sin embargo, aunque es sin duda una buena noticia, los últimos datos arrojados por la Dirección General de Tráfico no auguran tantas esperanzas, pues los fallecimientos en accidentes viales han despuntado durante los dos últimos años en nuestro país. Así, la cifra de fallecimientos en accidentes de tráfico en España sigue siendo realmente alarmante: 37 muertes por cada millón de habitantes, más de 100.000 accidentes viales en vías urbanas con víctimas, y más de 36.000 accidentes de tráfico con víctimas en vías interurbanas. Así, a pesar de la buena posición que ocupamos en el ranking de la Unión Europea sobre accidentes viales, es necesario tomar cartas en el asunto para que los fallecimientos en nuestro país por accidentes viales no sigan despuntando como ha ocurrido hasta ahora.

En cualquier caso, a pesar de que las cifras siguen siendo altas, no son tan grandes como cabría esperar, aunque no es menos cierto que, a pesar de los buenos datos registrados y del buen puesto que ocupa España en el ranking de la Unión Europea, cualquier accidente de tráfico supone para la víctima una situación que trastoca su vida, pudiendo conllevar secuelas físicas y psíquicas que, muchas veces, tienen difícil solución e incluso pueden llegar a ser crónicas. Además, en muchos casos las aseguradoras son reticentes a hacerse cargo de los gastos médicos y mecánicos derivados del accidente, pues es necesario recordar que un accidente conlleva una serie de gastos médicos, de gastos de reparación del vehículo propio y del resto de accidentados que pueden suponer una gran cantidad de dinero. No cabe duda de que, ante la negativa o la reticencia de las aseguradoras a hacerse cargo de estos gastos, lo mejor es contar con un buen abogado especialista en el tema, tal es el caso de FM Abogados, quienes cuentan con una vasta experiencia, gracias a la cual se conseguirán los mejores resultados.

LA RECLAMACIÓN DEL PAGO DE LOS GASTOS DERIVADOS DEL ACCIDENTE VIAL: UN PROCESO COSTOSO Y LARGO

Gracias a la nueva redacción de la Ley del Seguro Obligatorio de los Vehículos a Motor, los daños derivados de accidentes de tráfico se valoran conforme a unas tablas que establecen una serie de baremos que son iguales para todo el territorio nacional. Así, si has perdido un dedo como consecuencia de un accidente vial, la indemnización que te corresponderá será igual en cualquier lugar de España. Esto ha supuesto la contratación por parte de las aseguradoras de peritos propias, siendo esto antes de la modificación de la Ley competencia de los médicos forenses.

Evidentemente, las aseguradoras utilizarán todos los medios a su alcance para que el montante de lo que han de pagar sea el menor posible. Debido a esto, el asegurado, que busca que la aseguradora se haga cargo de los daños cubiertos, al menos en principio, por su póliza de segura, se sumerge en un proceso legal muy caro, muy largo y, muchas veces, muy frustrante. Por esto es de vital importancia contar con un buen abogado de accidente de tráfico que cuente con peritos propios y con los mejores medios para defender los intereses del cliente, que no tenga miedo de ir a juicio y que consiga la meta del cliente: que la aseguradora pague lo que debe.