Compartir

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguro este martes que la cuestión de las migraciones tras la acogida del 'Aquarius' en España “no es cuestión de efecto llamada sino de efecto huida”.

Así, en la sesión de control al Ejecutivo en el Senado, avanzó que a la reunión del Consejo Europeo de la semana que viene llevará la cuestión migratoria y su apuesta por una “política común” de la Unión Europea.

De esta manera respondió ante una pregunta del portavoz del PNV en la Cámara Alta, Jokin Bildarratz, y recordó que hay que reforzar las fronteras, las políticas de integración y de cooperación con África y las acciones contra las mafias, y reformar el sistema común de asilo.

Sánchez expuso que el PIB de España es superior al de 32 países africanos juntos, por lo que la llegada de personas a Europa “no es cuestión de efecto llamada sino de efecto huida”.

Recordó que España es un país fronterizo y, por tanto, “no podemos permanecer ajenos” a lo que ocurre pero hay que hacer una “reflexión como sociedad” porque “el desafío de las migraciones nada tiene que ver con un país, sino con una política común”.

El presidente reprochó a los que hablan de 'efecto llamada' que “ni han puesto un pie en África, ni han visto nunca a un refugiado”.

El portavoz peneuvista le trasladó a Sánchez que “van a encontrar en este grupo, además de educación, mano tendida para todo aquello que necesite”, al tiempo que le trasladó que el “gesto” que ha tenido de acoger al 'Aquarius' está “bien” porque “lanza a la sociedad un mensaje positivo sobre la inmigración”, pero le reclamó un “plan”.

Así, le dijo que, tras reconocer que es un “problema de muy difícil solución”, se trata de un “problema que nos afecta a todos” y por tanto se debe gestionar con las CCAA y ayuntamientos, de ahí que demande un plan que se trabaje de “forma conjunta”. Por ello, reclamó un pacto de Estado que perdure en el tiempo y pactado con la oposición”.

“Es urgente compartir, primero una reflexión, segundo un plan y tercero un refugio para todos estos inmigrantes”, dijo Bildarratz, quien también reclamó a Sánchez que “tiene que liderar un proyecto que es realmente complicado” pero que apueste por una “armonización legislativa” y fomento de la solidaridad entre los Estados miembros.