Compartir

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sentenció este martes que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha demostrado que no es una persona fiable y se erigió en la principal oposición al Ejecutivo para controlar que no “destroza” la economía y que no hay “demasiadas concesiones” a los independentistas y a los populistas que respaldaron su moción de censura.

En una intervención abierta a los medios de comunicación ante el Grupo de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Rivera se refirió a la intención de Sánchez de agotar la legislatura, lo cual confirma “lo que algunos ya advertimos” cuando el PSOE presentó la moción de censura.

Recordó que el propio Sánchez se comprometió a convocar esas elecciones “cuanto antes” después de estabilizar el país, pero la realidad es que quería “instalarse y atrincherarse” en La Moncloa, lo cual demuestra que Ciudadanos no podía apoyar esa moción. “Nos alivia saber que estábamos en lo cierto”, aseguró.

Rivera reiteró que el objetivo de “censurar” al Gobierno por la corrupción en el PP era “legítimo”, pero también lo era que los españoles eligieran en las urnas a su nuevo presidente. Sin embargo, denunció, Sánchez “engañó” al Parlamento al decir que convocaría esos comicios “cuanto antes”, porque lo único que buscaba era ser presidente “de cualquier manera, a cualquier precio”.

Frente al “atrincheramiento, literal”, de Sánchez, que no comparece ante los españoles ni siquiera por plasma, reivindicó que son tiempos para “dar la cara” y para liderar un proyecto “alternativo y que controle” al Gobierno en sus “concesiones” a los independentistas y que se oponga a las subidas de impuestos anunciadas.

Denunció, en ese sentido, que la “podemización” del presidente del Gobierno y el incremento del gasto público se tendrá que pagar con impuestos, algo que Ciudadanos lleva toda la legislatura combatiendo. “Bastante nos ha costado cuadrar las cuentas”, dijo, preservando el poder adquisitivo de las clases medias a las que tanto las políticas de Rodríguez Zapatero como de Mariano Rajoy habían “machacado”.

Rivera reiteró que Sánchez es el “presidente chollo” para los independentistas, y frente a ello defendió un gobierno “fuerte” que solo puede salir de unas elecciones. Mientras llegan los comicios, aseguró que su partido intentará evitar que el Ejecutivo “destroce” la economía y que haga “demasiadas concesiones” a quienes han dado “un golpe” a la democracia.