Compartir

El año pasado nacieron en España 127.849 niños menos y hubo 38.282 defunciones más que hace una década, según los datos provisionales del documento 'Estadísticas del movimiento natural de población (matrimonios, nacimientos y defunciones). Año 2017', presentados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según datos provisionales, durante 2017 nacieron en España 391.930 niños, con un descenso del 4,5% respecto al año anterior, lo que suponen 18.653 nacimientos menos. Desde 2008, cuando se registraron 519.779 nacimientos (lo que supuso el máximo en 30 años), el número de nacimientos se ha reducido un 24,6%.

Del total de nacimientos que tuvieron lugar en España en 2017, casi uno de cada cinco fueron de madre extranjera. Asimismo, la edad media a la maternidad de las españolas volvió a retrasarse una décima, hasta situarse en 32,6 años. Por su parte, la de las extranjeras también subió una décima, hasta alcanzar los 29,7 años.

MORTALIDAD

El crecimiento vegetativo de la población residente en España (es decir, la diferencia entre nacimientos de madre residente en España y defunciones de residentes en el país), fue negativo en 2017 en 31.245 personas, según los datos provisionales del INE.

En 2017 hubo 38.282 defunciones más que hace 10 años. Durante el año pasado fallecieron en España 423.643 personas, lo que supuso un 3,2% más que en el año anterior y casi un 10% más con respecto a los datos de 2007 (con 385.361 defunciones).

La esperanza de vida en 2017 se mantuvo en 83,1 años (mismo valor que en 2016). Por sexo, en los hombres alcanzó los 80,4 años y en las mujeres se situó en 85,7.

Por otro lado, un total de 171.454 parejas contrajeron matrimonio en 2017, lo que supuso un 2,2% menos que en el año anterior. La edad media al matrimonio alcanzó los 37,8 años para los hombres y los 35,0 años para las mujeres. En el 17,0% de los matrimonios celebrados con cónyuges de distinto sexo, al menos uno de ellos era extranjero. Este porcentaje fue del 15,3% en 2016.

El número de nacimientos disminuyó en todas las comunidades y ciudades autónomas durante 2017. Los mayores descensos respecto a 2016 se dieron en la Ciudad Autónoma de Melilla (-7,3%), Castilla y León (-7,1%) y País Vasco (-6,5%).

El número de defunciones aumentó en todas las comunidades, salvo en Principado de Asturias (-0.4%). Los mayores aumentos anuales de defunciones se registraron en la Ciudad Autónoma de Ceuta (9,8%), Islas Baleares (6,1%) y Aragón (5,1%).