Compartir

El marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, ha pasado su primera noche en la prisión de Brieva (Ávila), después de que este lunes ingresara en esta cárcel para cumplir la condena por el caso 'Noos'.

El exduque de Palma ha permanecido en su celda, y no en el módulo de ingreso como es habitual cuando un preso llega por primera vez a la prisión. El motivo es que en esta cárcel de mujeres, Instituciones Penitenciarias ha habilitado una dependencia exclusiva para el cuñado del Rey. De esta manera se hace una excepción, como ya ocurrió en el caso de Luis Roldán.

Urdangarín ha pasado su primera noche tranquilo, lejos de cualquier otra reclusa. Sólo tiene contacto con una serie de funcionarios de máxima confianza que impidan cualquier incidencia, como por ejemplo, que se filtren imágenes suyas. 

El Tribunal Supremo condenó el pasado martes al exduque de Palma a una pena de cinco años y 10 meses de cárcel por los delitos de malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias.