Compartir

Un paquete sospechoso en la estación de Metro de Sol ha obligado a cerrar durante alrededor de 15 minutos la estación y no ha circulado ningún convoy durante ese tiempo.

Según informaron fuentes del suburbano, el incidente ha quedado resuelto cuando la Policía Nacional ha comprobado que el paquete sospechoso no suponía ningún peligro para los viajeros y el tráfico ferroviario ha quedado restablecido a los pocos minutos.

Por su parte, fuentes policiales informaron que acudieron perros detectores de explosivos, que no detectaron nada sospechoso y, posteriormente, actuaron los Tedax, que confirmaron que se trataba de una falsa alarma.

Los agentes comentaron que el paquete sospechoso se encontraba en un pasillo de la línea 3 y remarcaron que la estación funciona en la actualidad con total normalidad.