Compartir

El porcentaje de jóvenes españoles entre 20 y 24 años que ni estudian ni trabajan se sitúa en el 18,5%, ocho puntos por debajo que hace cuatro años. Aun así, España es el séptimo país con más 'ninis' de la Unión Europea, cuya media de jóvenes en esta situación se encuentra más de cuatro puntos por debajo, en el 14,3%.

Hace sólo dos años, España era el segundo país europeo donde más había crecido el número de jóvenes que ni trabajan ni se forman. Sin embargo, desde 2013 se aprecia una tendencia a la baja y ya en 2017 el país ibérico roza niveles anteriores a la crisis económica de 2008, cuando la tasa de 'ninis' era del 16,6%, según datos de Eurostat recogidos por Servimedia.

No obstante, España sigue siendo uno de los países con más jóvenes en esta situación y sólo es superado por Bulgaria, Rumanía, Croacia, Grecia, Chipre e Italia. Al contrario, el país europeo con menos 'ninis' es Países Bajos, mientras que Eslovenia y Austria se llevan las medallas de plata y bronce, respectivamente.

El año pasado, uno de cada cuatro jóvenes italianos entre 18 y 24 años ni trabajaba ni estudiaba, siendo el país europeo con una tasa más elevada de 'ninis' (25,7%). La de Países Bajos apenas supera el 5%.

En total, el número de jóvenes europeos en esta situación llega a cinco millones y medio, una población equivalente a Eslovaquia o Finlandia.

LOS QUE ESTUDIAN Y TRABAJAN

No obstante, más de la mitad de los jóvenes europeos entre 18 y 24 años se sigue formando, hasta el punto de que el 17,8% compagina sus estudios con un empleo remunerado. Aquellos que únicamente estudian son el 40,4%, mientras que quienes trabajan de manera exclusiva suponen el 27,4%.

Por fortuna, la tasa de chavales sin estudios ni empleo en la Unión Europea ha decrecido en los últimos años. Si en 2012 se encontraba en un 17,2%, según los últimos datos de la Oficina Estadística Europea ha decrecido hasta el 14,3%.

EMANCIPARSE A LOS 30

La situación en España es compleja y adversa. El 80% de los menores de 30 años no pueden abandonar el hogar familiar por motivos económicos, una situación que coloca a la juventud española en niveles próximos a países como Grecia o Rumanía, según el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España.

De hecho, los españoles de 16 a 29 años no ingresan más de 12.000 euros al año, mientras que los de 30 a 34 cobran una media de poco más de 15.000 euros anuales, unos salarios que se encuentran en el umbral de lo conocido como 'sueldo mileurista'.

Según datos del Consejo de la Juventud, cuatro de cada cinco jóvenes no pudo emanciparse el año pasado, una situación que responde a una tasa de paro juvenil que ronda el 43% y a la “precarización”, con contratos temporales y mal pagados.