Compartir

Un hombre de unos 45 años se ha suicidado este jueves saltando desde la décima planta de un edificio de Cornellà de Llobregat, en Barcelona. 

Los hechos se han producido minutos después de que la comitiva judicial que tenía previsto proceder al desahucio de la vivida se ha personado junto a los agentes de los Mossos d'Esquadra. 

El fallecido se ha negado a abrir la puerta e instantes después ha saltado por la ventana de esta vivienda que era propiedad de una entidad bancaria y que estaba alquilada.  

En total, la deuda acumulada había llegado a 14 mensualidades.