Compartir

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunció este jueves que “hará todo” lo posible para suprimir las concertinas de la frontera de Ceuta y Melilla, ya que “no es razonable ni aceptable” ver a personas lesionándose cuando tratan de saltar la valla para entrar en territorio español.

En declaraciones a Onda Cero recogidas por Servimedia, Grande-Marlaska aseguró que retirar las concertinas es una de sus “principales voluntades” y anunció que pedirá un “informe complementario” para ver que “otras medidas” se puede adoptar para proteger las fronteras de Ceuta y Melilla.

El ministro señaló que para hacer frente a la inmigración ilegal se puede actuar “en origen”, en los países de donde salen las personas, y adoptar diversas políticas, pero “no podemos llegar a esos niveles”, en referencia a las concertinas.

“Haré todo para que las concertinas puedan ser retiradas”, dijo el ministro, quien argumentó que se trata de “solidaridad” y de “respeto a la dignidad de las personas”.

INMIGRANTES DEL 'AQUARIUS'

Respecto al barco Aquarius, el titular de Interior defendió que el Gobierno ha actuado por “responsabilidad ética” al aceptar que los inmigrantes desembarquen en Valencia, puesto que se está aplicando un “principio de solidaridad”.

Sobre la situación en la que estarán en España los inmigrantes que están a bordo de este buque, señaló que no se tratará a estas personas de modo “distinto” a aquellos que llegan a las costas españolas “en patera”. “El tratamiento es igual en uno y otro caso”, afirmó.

En este sentido, explicó que aquellos de los inmigrantes del Aquarius que pidan asilo se tramitará el expediente y se verá si cada uno de los casos es “susceptible” de la protección que contempla la ley. Añadió que si alguno no solicita el asilo, “se tramitará el expediente de expulsión que proceda”, aunque insistió que hay que analizar cada situación.