Compartir

València Acoge-València Acull celebró este martes la llegada del buque 'Aquarius' y de los 629 inmigrantes que en él se encontraban, pero exigió que cuando desembarquen en el puerto de València no se les encierre “ni en el Centro de Internamiento para Extranjeros de Zapadores ni en ningún otro CIE del Estado español”.

De hecho, pidió al Gobierno español que se comprometa a documentarlos para que puedan rehacer sus vidas en las mismas condiciones que cualquier otro ciudadano. Para la ONG, la decisión del Gobierno de España se trata de “una operación de emergencia por razones humanitarias”, pero la Unión Europea debe cambiar “radicalmente sus políticas migratorias”.

“Ha llegado el momento de que Europa deje de ser una fortaleza inexpugnable para aquellos que huyen de la guerra, del hambre y de la miseria”, señaló. Por ello, reclamó que todos los países cumplan con sus obligaciones internacionales para asistir a quienes se encuentran en peligro durante su proceso migratorio, y pidió establecer vías legales y seguras de llegada, como corredores humanitarios o la posibilidad de solicitar asilo en embajadas. Además, reclamó el fin de las deportaciones a otros países y los acuerdos con Estados donde se vulneran los derechos fundamentales.