Compartir

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmó este lunes que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 elaborados por el anterior Gobierno del PP son “sólo un tránsito, un paréntesis que hemos de pasar para que no se paralice el país, para que el camino esté despejado y sin obstáculos para esta nueva etapa”, en referencia al nuevo Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez.

Durante su intervención en el Pleno del Senado, la primera comparecencia de un integrante del nuevo Gobierno socialista ante las Cámaras parlamentarias, Montero se mostró crítica con el proyecto presupuestario pero pidió a los grupos parlamentarios la “culminación de su aprobación” para que “no sigan solapándose con el calendario de los PGE de 2019”.

La ministra incidió durante todo su turno de palabra en que la decisión del nuevo Gobierno de mantener los PGE aprobados por el PP en el Congreso responde a una posición de “responsabilidad”. En este sentido, defendió que si el proyecto presupuestario se hubiera presentado en el plazo establecido por la Constitución (según el artículo 134 deben presentarse antes de finalizar septiembre del año anterior), el nuevo Ejecutivo habría tenido tiempo para retirar el proyecto actual y presentar uno nuevo. Sin embargo, explicó que aprobar “unos Presupuestos ideales cuando el ejercicio ya ha terminado, no tiene sentido” y recordó que hasta entonces seguirían vigentes, en modo de prórroga, los de 2017, que calificó como “aun peores” que los de 2018.

Además, Montero recordó que el debate de este lunes debería haberse celebrado la semana pasada, pero el Grupo Popular utilizó su mayoría en la Mesa de la Cámara para aplazarlo con el objetivo de que tuviera lugar ya con un nuevo responsable de Hacienda. Por ello, la ministra afirmó que “hay quien ha visto una maniobra para provocar ruido por que una ministra socialista se viera obligada a defender unos PGE elaborados por el PP”.

En la misma línea, la titular de Hacienda se refirió a la decisión del PP de presentar enmiendas al proyecto, retrasando su entrada en vigor. “Creo difícilmente comprensible que los ciudadanos entiendan que la misma mayoría que los aprobó ahora los enmiende y lo haga con la única intención de buscar complicaciones”, aseguró, para añadir que “es hora de que dejemos de hacer cosas que los ciudadanos no entienden y también es hora de dejar de buscar un problema a cada solución”.

Sobre el proyecto presupuestario, Montero afirmó que no son los PGE “que habría elaborado este Gobierno”, para agregar que “venimos de un tiempo en el que la brecha de la desigualdad social se ha ensanchado” y que el proyecto de cuentas públicas “no pone en el centro a quien lo ha pasado mal”.

Así, apuntó que estos PGE “no fortalecen los servicios públicos como nos gustaría” y que son más “de pasado que de futuro”. Por ello, abogó por “no demorar más la aprobación de un Presupuesto que no es el que compartimos pero que tenemos que transitar, porque la prioridad es trabajar en los de 2019”.

En este sentido, Montero indicó que el objetivo del nuevo Ejecutivo es “promover un nuevo modelo económico más solidario y equitativo y capaz de impulsar el progreso” y “acercar la recuperación a los ciudadanos”.

En cuanto a los vetos al proyecto, razón de la celebración del debate, la ministra señaló su comprensión a los grupos que los han presentado. “Lo entiendo y nos parece lógico”, afirmó, para a continuación subrayar que “no nos encontramos ante una situación ordinaria en la que el Gobierno defiende el proyecto que ha elaborado”.