Compartir

El barco de rescate 'Aquarius', fletado por Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, continúa sin puerto tras rescatar a más de 600 personas -entre ellas 120 menores- frente a las costas Libia y, por el momento, ni Italia ni Malta autorizan el desembarco. Los mandatarios de ambos países se desentienden del asunto y apelan a las leyes internacionales.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados en Italia pide una “solución rápida” para que los migrantes y refugiados que se encuentran en el barco puedan pisar tierra firme de forma segura, ya que “cientos de personas necesitan asistencia urgentemente”, entre ellas 23 menores no acompañados que la tripulación ha marcado con brazaletes amarillos.

Tanto el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, como el ministro del Interior italiano y líder del partido xenófobo Liga Norte, Matteo Salvini, han expresado a través de las redes sociales su negativa a acoger a estas 629 personas.

Según la tripulación, de momento tienen garantizada la manutención porque hay alimentos “suficientes” a bordo, tal y como informó desde el barco la periodista de Euronews Anelise Borges a través de su cuenta de Twitter. “La gente empieza a preguntar por qué estamos parados”, explicó la reportera.

Desde Médicos Sin Fronteras, una de las organizaciones de las que depende el barco, aseguran que no dan abasto con las llamadas de periodistas e informaron de que en las próximas horas difundirán un comunicado con información actualizada al respecto y su postura frente a la posición de Italia y Malta.

El líder xenófobo Matteo Salvini, de quien dependen las políticas de Interior y el asilo de estas personas, aseguró en un mensaje a través de las redes sociales que su objetivo es “garantizar una vida tranquila a los niños en África y a nuestros hijos (italianos) en Italia”.

Por su parte, el primer ministro maltés aseguró en Twitter que su Gobierno actúa “conforme a las leyes internacionales y no acogerá el buque en sus puertos”, unas palabras que las ONG han acogido con desesperanza.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) calificó de “inhumana” la posición de ambos países: “Cuando creíamos que esta Europa no podía ser más inhumana: Italia y Malta cierran sus puertos a más de 600 personas rescatadas en el Mediterráneo”.

SIETE EMBARAZADAS Y PERSONAS CON HIPOTERMIA

Desde Médicos Sin Fronteras aseguraron que actualmente las 629 personas que han sido rescatadas se encuentran en medio de un “conflicto diplomático” que debe ser resuelto para que los migrantes cuenten con un “puerto seguro” donde desembarcar y ser atendidos como merecen.

Según informan desde el buque, la situación de los rescatados es “estable” pero “no se puede retrasar más su desembarco”. Entre los migrantes hay siete mujeres embarazadas, 15 personas con quemaduras químicas graves y pacientes con hipotermia, según el último informe de las ONG a bordo del 'Aquarius'.

Cruz Roja prepara un dispositivo en Valencia para atender la llegada del 'Aquarius'

Cruz Roja Española ha comenzado la coordinación de un dispositivo en Valencia para atender la posible llegada del buque 'Aquarius' con 629 inmigrantes a bordo, una organización que requerirá un mayor despliegue dado que sus equipos para atender este tipo de emergencias se encuentran en los puertos de Alicante, Cartagena, Almería, Motril o Málaga.

El plan de contingencia para grandes llegadas ya está en marcha, según informó en declaraciones a Servimedia el jefe de la Unidad de Emergencias de Cruz Roja Española, Íñigo Vila.

Cuando llegue el barco operado por Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée con estas personas rescatadas en aguas próximas a Libia, se llevará a cabo un triaje para valorar qué personas precisan de atención médica o curas, mientras que aquellos que lo necesiten serán evacuados a un hospital.

No obstante, los rescatados llegarán, previsiblemente, en “buen estado”, aunque entre los ocupantes del 'Aquarius' hay 120 niños -de los cuales 23 no están acompañados-, siete mujeres embarazadas, 15 personas con quemaduras químicas graves y pacientes con hipotermia.

Más tarde, pasarían a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para tomarles los datos, según explicaron desde Cruz Roja. Sin embargo, tras el ofrecimiento de España para acoger el buque en el puerto de Valencia la tripulación aún no ha determinado su rumbo y permanecen parados entre Italia y Malta, países que de momento han rechazado acoger a los migrantes.