Compartir

Pedro Sánchez ha incluido en su gobierno a varias personas que había pensado e incluso tanteado en algunos casos para encabezar la candidatura del PSOE a la Alcaldía de Madrid en las próximas elecciones municipales de 2019.

Esa lista que tenía Sánchez le ha permitido hacer el Gobierno con la urgencia que requería la situación después de que el Congreso respaldara la moción de censura que presentó el PSOE contra Mariano Rajoy y el líder socialista se convirtiera de facto en el presidente del Gobierno.

Antes de la moción, el hoy jefe del Ejecutivo no tenía pensado cómo sería su Gobierno ni las personas que lo compondrían, aunque sí unas líneas básicas de cómo sería su estructura.

Según ha podido saber Servimedia de varias fuentes, al finalizar la sesión en el Congreso en la que Sánchez salió como presidente, éste estuvo en su casa, con su familia, y pensando en la situación.

Después de la toma de posesión como presidente en el Palacio de la Zarzuela ante el Rey, y tras parar en Moncloa, Sánchez se centró en la elaboración de la estructura y dando más empaque a su Gabinete.

El domingo por la tarde, Sánchez se reunió con varios miembros de su equipo más próximo y abordaron la estructura que le daría al Gobierno. En ese encuentro, Adriana Lastra y José Luis Ábalos supieron qué lugar les esperaba a cada uno en la nueva etapa: ella al frente de Grupo Parlamentario Socialista del Congreso y él como ministro de Fomento.

Según han indicado a Servimedia distintas fuentes, el Ejecutivo resultante no es el que ideó inicialmente el presidente, bien porque cambió a personas en algunas carteras o por el rechazo de algunos de los elegidos a los que ofreció entrar en el Ejecutivo.

Fuentes consultadas aseguran que sólo Sánchez tenía en todo momento el conocimiento de los miembros del Gobierno porque, aunque algunos -no más de tres- sabían el organigrama que tenía pensado, no estaban al tanto de los rechazos ni de los cambios.

Para mantener esta situación de control, Sánchez sólo comunicaba al interesado su cargo y no le daba detalles de la persona elegida para otra cartera.

La lista de las personas que el PSOE había pensado para encabezar Madrid también le servirá para otros puestos en organismos estatales.