Compartir

El nuevo Gobierno encabezado por Pedro Sánchez permitirá a los bancos ejecutar los pagos de la Generalitat de Cataluña sin necesidad de supervisión por parte del Ministerio de Hacienda.

Así lo anunció este viernes la portavoz del Gobierno y ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior al primer Consejo de Ministros del nuevo gabinete. La nueva portavoz explicó que esta decisión es “una medida de normalización” tras el levantamiento de la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

De esta forma, en su primera reunión, el Consejo de Ministros ha decidido permitir que los bancos “financien y atiendan las órdenes del Gobierno catalán en lo que se refiere a sus gastos”. Según Celaá, el nuevo Gobierno “levanta la supervisión como gesto de normalización política y con la confianza de que funcionará bien”.

“Hemos determinado que se den instrucciones a los bancos para que el Gobierno de Cataluña pueda abordar los pagos sin necesidad de pasar por la supervisión de la Hacienda del Gobierno de España”, explicó. Sin embargo, Celaá aseguró que la medida “no significa en absoluto que el Gobierno de España no vaya a estar informado en relación a las eventuales partidas catalanas”.

En este sentido, fuentes del Gobierno explicaron que la medida desactiva los mecanismos de control que estaban vinculados al 155, pero no los establecidos en 2015. Dichos controles de 2015 suponen que Cataluña tiene que informar mensualmente al Gobierno sobre la ejecución de todo su presupuesto. De esta forma, se mantiene el control sobre las cuentas catalanas.