Compartir

La Policía Municipal ha cortado durante alrededor de una hora la calle Alcalá entre Sol y Gran Vía, además de la calle Virgen de los Peligros, por un fuerte olor a gas en la zona.

Ante la llamada a Emergencias de numerosos ciudadanos, los Bomberos desplazados hasta el lugar constataron oscilaciones, que probaban la presencia de gas en la zona y tratan de averiguar el lugar del escape.

Minutos más tarde, el tráfico ha sido reabierto en la Calle Alcalá, aunque la circulación en Virgen de los Peligros permanece cerrada al tráfico para facilitar la labor de los Bomberos y de los técnicos de la empresa Gas Natural. Ante esta situación, el edificio Generali, que se encuentra en la esquina entre ambas calles ha tenido que ser desalojado por seguridad.

Según Emergencias, el escape podría provenir de las obras de un aparcamiento cercano, mismo punto donde hace apenas un mes se produjo un hecho parecido, que provocó la evacuación de la misma zona.