Compartir

Durante el sueño, el cerebro registra, clasifica y almacena todas las experiencias, sentimientos y eventos importantes del día a día en la memoria mientras descansa y se recarga de energía para llevar a cabo las actividades diarias. 

Dormir de una manera poco reparadora tiene consecuencias graves que inciden directamente en el rendimiento académico de los estudiantes.

 La falta de sueño afecta a la memoria a corto plazo y, según un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), también desciende la capacidad de asimilar los conocimientos hasta un 40%. Además, también pueden ocasionar lentitud, poca precisión e incluso alterar el habla y la capacidad de aprendizaje. 

“Los periodos de estrés son un momento muy complicado especialmente para los estudiantes que ven como su sueño deja de ser reparador y no saben qué hacer para recuperarlo”, comenta la doctora Cristina Zunzunegui, CEO de Somnisa.

Varios estudios han determinado que los adolescentes no duermen todo lo que necesitan por el horario sobrecargado de actividades que tienen que llevar a cabo o por pasar muchas horas delante de su smartphone chateando hasta altas horas de la madrugada. Otros estudiantes sí crean una rutina para conseguir un descanso reparador, pero no consiguen conciliar el sueño por el estado de tensión en el que se encuentran. 

Una práctica bastante utilizada por los estudiantes durante el periodo de exámenes es pasar varias noches sin dormir mientras intentan aprender la tarea. Esta estrategia puede producir déficit de sueño y afectar a su capacidad de concentración, estudiar o trabajar de la manera más efectiva. 

“Hay que tener en cuenta las recomendaciones para dormir bien sobre todo en esta época del año. Aprender que la cama es solo para dormir y no para leer, ver la televisión o estudiar es uno de los pilares fundamentales para una buena higiene del sueño y superar esta etapa positivamente”, añade la doctora Zunzunegui. 

Además, apagar la luz o disminuir la intensidad de la misma también ayuda a descansar adecuadamente porque con ella el sistema nervioso central se estimula y el cuerpo entiende que las actividades diarias todavía continúan.