Compartir

Una fábrica de aceite, Aceites y Energía Santa María, ha decido no realizar los pagos atrasados a tres de sus trabajadoras ya que según el convenio, se debe remunerar a los “trabajadores” pero en ningún caso “se habla de trabajadoras”, tal y como informa 'ABC'.

El escándalo ha llegado hasta la RAE, que ha recordado que “en español, como en muchas otras lenguas, el género facultado para referirse a colectivos mixtos es el masculino, que es el término no marcado de la oposición de género”. Pero la polémica sobrevino con un tuit posterior, lanzado desde la Real Academia  y en el que se aseguraba que “quizá la insistencia de afirmar que el masculino genérico invisibiliza a la mujer traiga consigo estas lamentables confusiones”.

A partir de aquí la red se llenó de respuestas encendidas, entre ellas la de la presidenta de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, quien consideró que la institución “debería tener un comportamiento mucho más serio que la mera frivolidad del debate lingüístico”, ya que lo que se está debatiendo son los derechos laborales de tres mujeres.

“En lugar de aprovechar la coyuntura para darnos un pescozón a las feministas, que es lo que ha hecho la RAE, debería tomarse muchísimo más en serio lo que es la utilización del lenguaje para la vulneración de los derechos de las mujeres”, concluyó Soleto.