Compartir

Todo ha sucedido en Lucena, Córdoba, y es que una empresa del municipio ha decidido no pagar lo atrasos a las tres trabajadoras que tienen en la empresa con la excusa de que en el convenio pone “trabajadores” y no pone “trabajadoras“.

La empresa es “Aceites y Energía Santa María” y según el convenio debía subir el sueldo un 1,5% a todos sus trabajadores, independientemente del género. Sin embargo, como en el texto no especifica de forma clara al género femenino, la empresa no quiere pagar a las tres trabajadoras de su plantilla.

Desde los sindicatos han exigido que se pague a las trabajadoras y han puesto este como un ejemplo claro de “discriminación laboral por razón de género“.