Compartir

Los Mossos d'Esquadra identificaron el pasado sábado a los miembros de un grupo musical estadounidense, que el viernes por la noche actuó en la sala Razzmatazz de Barcelona, como presuntos violadores de una menor. Aunque no fueron arrestados, sus pasaportes  han sido retirados, tal y como informa 'La Vanguardia'.

La joven acudió al espectáculo en compañía de una amiga, quien fue la que denunció los hechos llamando al 112, sobre las seis de la mañana. Por el contrario, otras fuentes aseguran que fueron las jóvenes las que pararon un coche patrulla una vez estaban fuera del local. 

Al parecer, la agredida se habría retirado a una zona privada con el cantante del grupo, y allí supuestamente fue forzada a tener sexo con seis hombres. Según la denunciante su acompañante la pidió que estuviera tranquila.  “No pasa nada, son unos amigos”, la llegó a decir, supuestamente. Según su relato, tras ponerse unos preservativos uno de los hombres la penetró analmente mientras otro le obligó a realizarle una felación. Cuando sus agresores “se cansaron” fueron abandonando la estancia, aseguró la joven en su declaración. Los responsables de la sala han colaborado de manera activa con las autoridades y han proporcionado todas las grabaciones de las cámaras de seguridad. En cualquier caso, anoche, las imágenes visionadas por los investigadores no coincidían con el relato denunciado por la menor.

La víctima fue trasladada al hospital Clínic de Barcelona.