Compartir

Una niña de dos años pudo salir por su propios medios de un coche tras permanecer sola en su interior cerca de hora y media. Su tío, de 32 años, que se encontraba al cargo de la menor, abandonó a la niña para irse a jugar a una sala de apuestas en Palencia. 

Al abandonar el vehículo, la menor estuvo a punto de ser atropellada por otro coche. Cuando fue localizada por la Policía presentaba señales evidentes de deshidratación. 

Ahora se investiga si los padres, que en ese momento se encontraban trabajando, cometieron alguna infracción por omisión o negligencia.

El juzgado de instrucción número 3 de Palencia ha dejado en libertad con cargos al tío de la menor, según 'El Norte de Castilla'.