Compartir

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a los ocho acusados por la agresión en Alsasua (Navarra) a dos guardias civiles y sus novias a penas que oscilan entre los dos y los 13 años de prisión por delitos de atentado a agente de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas.

La Sala rechaza las acusaciones de delito terrorista al considerar que no ha quedado acreditada la finalidad terrorista de la acción y tampoco la vinculación de los acusados a organización terrorista alguna.

Pero por la gravedad de los hechos y porque se cometieron por motivos ideológicos y de animadversión a la Guardia Civil, la Sala aplica las agravantes de abuso de superioridad y de odio e impone las penas máximas previstas en el Código Penal.