Compartir

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, detalló este jueves al candidato a la Presidencia del Ejecutivo, Pedro Sánchez, el programa de gobierno que a su juicio debería haber anunciado esta mañana desde la tribuna en el debate de la moción de censura contra Mariano Rajoy, y le dijo que no puede salir de la Cámara Baja “débil” ni “humillado”, sino que tiene que erigirse como “el primer presidente del siglo XXI que comprende los cambios políticos en España”.

Iglesias se expresó en estos términos desde la tribuna del Congreso de los Diputados en el debate de la moción de censura, en el que celebró que “hoy por fin mandamos a casa al PP”.

El líder de Podemos, pese a que apoyará la moción, ofreció un duro discurso exigiendo a Sánchez un programa específico para su nuevo gobierno y se mostró dispuesto a formular el discurso que a su juicio le faltó a Sánchez en su intervención de esta mañana en el Hemiciclo.

“Usted tiene que tener más dignidad y presentar un programa de gobierno y un horizonte de progreso”, indicó Iglesias, quien trasladó a su “candidato” a la Presidencia del Gobierno que “no puedo consentirle que pueda ser humillado por Rajoy”.

También le dijo que tiene que llegar a ser un presidente al que “respeten los catalanes” y le demandó un discurso sobre la cuestión territorial. “Asuma ser el primer presidente del siglo XXI que comprende los cambios políticos de España”, subrayó Iglesias, y añadió: “Sea responsable, esté a la altura y construya una mayoría parlamentaria de 176 diputados y un diálogo fraternal y serio” con las fuerzas políticas catalanas.

El secretario general de Podemos aseguró que Sánchez no puede salir “débil” de la Cámara Baja cuando “Rajoy le ha intentado humillar”. Con todo, y pese a que a su juicio ha tardado en presentar esta moción de censura contra Rajoy, le trasladó que “más vale tarde que nunca”.

Iglesias tuvo también palabras para el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la referencia que éste hizo a ERC, formación a la que le retó a vulnerar la legalidad mientras gobierne Sánchez porque después de unas elecciones generales ya no podrá hacerlo. “Es una vergüenza lo que ha dicho a ERC. Eso es más propio de un fascista que de un demócrata”, manifestó Iglesias visiblemente enfadado por la afirmación de Rivera.

También acusó a Ciudadanos de ser los “cooperadores necesarios” de los populares y criticó que se crean que van a “heredar demoscópicamente al PP”.

El líder de Podemos lamentó la ausencia en el debate de esta tarde de Mariano Rajoy y que en el escaño del presidente del Gobierno estuviera el bolso de la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría. “Es inaceptable que el escaño del presidente del Gobierno esté ocupado por un bolso”, indicó, para a renglón seguido manifestar que Rajoy tendría que haber ganado “su último sueldo” como jefe del Ejecutivo sentado en la Cámara Baja y “asumiendo la censura”.

Después de que esta mañana Rajoy bromeara al decir que ahora Podemos se tendrá que “comer con patatas” los Presupuestos del Gobierno ante el anuncio de Sánchez de mantener las cuentas públicas si gobierna, Iglesias contestó que “durante unos meses nos vamos a tener que comer con patatas los Presupuestos, pero en esa comida no va a haber sentado ni un solo corrupto”.

Dijo dirigiéndose a las filas populares que ellos son los “corruptos” y los “liquidadores del Estado de bienestar”, porque “su centralismo monárquico les hace básicamente no entender España”.

“BANDA DE CORRUPTOS”

La portavoz de En Comú Podem, Lucía Martín, celebró la moción como “un día para la esperanza” en el que se va a “echar a una banda de corruptos” que no tienen respeto por la democracia, y negó a Rajoy legitimidad para dar lecciones, además de reprocharle las “gracietas” de “monologuista” de las que a su juicio trufó su intervención de la mañana.

Martín resaltó que Rajoy será “el primer presidente al que el Parlamento ha tenido que mandar a su casa por no haber tenido la dignidad de marcharse él”, y le recriminó haber desmantelado los servicios sociales y haber impulsado un “proceso de involución democrática” con la persecución de la libertad de expresión y la 'ley mordaza'.

Al candidato a ser investido si se consuma la moción de censura, Pedro Sánchez, le encomendó tres tareas: limpiar las instituciones de corrupción, implantar medidas sociales e iniciar un proceso de diálogo en Cataluña, donde “las soluciones deben ser políticas” y no ha de dejarse “marcar por quienes defienden la agresividad” y el “cuanto peor, mejor”.

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, aseguró que con la moción de censura se abre “un horizonte de esperanza” en el que una prioridad tiene que ser combatir “la precariedad vital” que las políticas del PP han instalado en la sociedad, lo que requiere “proteger los cuidados y el planeta”, blindando servicios sociales.

El “nudo gordiano” que Sánchez se encontrará al gobernar, alertó, será combatir el programa de estabilidad para poder cumplir esos objetivos. “Cuenten con nosotros para romperlo y abrir un proceso de ilusión y de esperanza para este país”, le dijo, una España en la que se reconozcan diferencias pero dentro de un mismo modelo. “Abramos una negociación para que dentro de 30 años nuestros hijos tengan condiciones materiales de vida suficientes para desarrollar un proyecto de vida en libertad”, manifestó.

Miguel Anxo Fernández, de En Marea, celebró la posibilidad de desalojar del Gobierno a un partido “infectado por la peste de la corrupción” y reclamó a Sánchez recuperar el carácter de nación histórica de Galicia que las políticas del PP han reducido a su mínima expresión.