Compartir

La moción de censura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, pone fin a seis años, cinco meses y 10 días de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno de España, si como está previsto el Congreso de los Diputados aprueba la iniciativa socialista.

Tras perder unas primeras elecciones generales en 2008, Rajoy se afincó en el Palacio de La Moncloa el 21 de diciembre de 2011, después de la cita con las urnas del 20 de noviembre que le otorgó 186 escaños. Disfrutó entonces de su única legislatura con mayoría absoluta, algo ahora impensable después de la aparición de Podemos y Ciudadanos, partidos que han fragmentado el arco parlamentario.

El 20 de diciembre de 2015 optó de nuevo a la reelección y el PP cayó hasta los 123 escaños, lo que le dificultó hacerse con el Gobierno. Comenzó entonces una breve legislatura en la que Sánchez protagonizó el 4 de marzo de 2016 una investidura fallida y Rajoy evitó presentarse como candidato por no tener cerrados los apoyos suficientes. Esta parálisis llevó a una nueva convocatoria electoral.

Fueron más de 300 días en funciones, que terminaron tras la toma de posesión de Rajoy como presidente el 29 de octubre de 2016, tras las elecciones del 26 de junio en las que logró 137 escaños, contabilizando a sus socios electorales.

La oposición instó a Rajoy a dar un paso atrás y frenar así la moción de censura, pero desde el entorno del presidente recalcaron una y otra vez que Rajoy en ningún caso dimitirá. Así se lo comunicó a sus colaboradores más próximos nada más conocer la decisión del PNV de posibilitar la llegada de Sánchez al Gobierno.

Rajoy abandona La Moncloa con dos de sus grandes objetivos prácticamente superados: por un lado, el pasado 23 de mayo recabó los apoyos necesarios para que el Congreso diese luz verde a los Presupuestos Generales del Estado; y, por otro, que la aplicación artículo 155 de la Constitución en Cataluña está a punto de expirar.