Compartir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha transmitido a su equipo más próximo que no tiene intención de dimitir a pesar del ya previsible triunfo de la moción de censura impulsada por los socialistas para arrebatarle el poder.

Fuentes populares confirmaron a Servimedia que el jefe del Ejecutivo no contempla este extremo aunque el PNV ha comunicado ya en privado al PSOE y al PP que sus cinco diputados votarán a favor de este mecanismo parlamentario de exigencia de responsabilidad política al Gobierno.

Al término de la primera parte del debate, tras el 'cara a cara' que mantuvo con Sánchez, el presidente se subió al coche oficial y abandonó las dependencias del Congreso, después de una breve estancia en la zona de Gobierno.

Comió con parte de su equipo en el Gobierno y en la dirección nacional del partido y posteriormente se trasladó a su despacho en las dependencias del Palacio de La Moncloa. Durante el almuerzo trasladó a los suyos que no tiene intención de dimitir a pesar de que la moción previsiblemente vaya a triunfar.

La reanudación del debate de la moción de censura, a las 15.00 horas, estuvo marcada por la ausencia de Rajoy, algo que desde La Moncloa justificaron a Servimedia alegando que el presidente del Gobierno no tiene la obligación ni la necesidad de acudir, puesto que “el que se examina en esta ocasión es Sánchez”.

Rajoy también se ausentó del Congreso en el turno del resto de partidos de la moción que impulsó Unidos Podemos con la intención de arrebatarle el poder casi hace un año, el 14 de junio de 2017. En la anterior moción de censura reapareció justo para escuchar en directo el discurso del portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando.

Desde ayer y ante las crecientes especulaciones, desde el Gobierno enfatizan que Rajoy “nunca” se ha planteado dimitir a pesar de que así se lo haya exigido la oposición por la sentencia de la 'Gürtel' que dictamina que el PP es partícipe a título lucrativo de la trama.

Las fuentes consultadas argumentan que el presidente “no ha hecho nada que justifique esa dimisión y sería reconocer una culpa”. Además, alertan de que la marcha de Rajoy en estos momentos “sólo empeoraría las cosas”.

Explican que si Rajoy dimitiese inmediatamente caería el Gobierno y no se pueden disolver las Cortes Generales, sino que se abre otra ronda de consultas con el Rey. En ese caso, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, podría ser elegido presidente sin necesidad de conseguir 176 porque en investidura, a diferencia de la moción de censura, no es necesaria la mayoría absoluta.