Compartir

El Promotor de la Acción Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha incoado diligencias informativas para esclarecer la veracidad de las informaciones que indican que la magistrada del juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Galicia, María Jesús García Pérez, ejercía de pitonisa cuando terminaba su trabajo en el juzgado y acudía a las vistas con su gato.

El Consejo informó este jueves que dentro de la investigación se practicarán las actuaciones que se estimen necesarias para determinar la veracidad de los hechos y cualquier otra circunstancia que resulte relevante para es esclarecimiento de los hechos.

Según publicó el diario `El progreso de Lugo´, la magistrada ejerce de pitonisa cuando sale del trabajo y se dedica a leer las cartas del tarot en una vivienda que comparte con su “empleado del hogar”, con el que repartía publicidad del negocio en locales de ocio y en los limpiaparabrisas de los coches aparcados en los alrededores de los juzgados.

Al parecer, García Pérez se ofrecía como “tarotista y vidente” a un precio “económico”. Con anterioridad el comportamiento de esta magistrada había sido motivo de queja de varios abogados que protestaron porque acudía a las vistas con su gato.

El diario lucense envió un periodista camuflado a la consulta de la jueza para consultar con ella un falso problema judicial en una sesión de tarot por la que cobraba entre 15 y 20 euros. Fue, la magistrada la que respondió a la consulta, pese a que los jueces están afectados por un férreo régimen de incompatibilidades que les impide segundas actividades que no sean de carácter formativo. Esta jueza decide anualmente sobre la situación de prisión y los permisos de más de 1.000 condenados.