Compartir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se mostró convencido este jueves de que la moción de censura impulsada por los socialistas “no conoce otro motivo que los afanes” del líder del PSOE, Pedro Sánchez, porque desde que perdió las elecciones generales de 2015 “no ha hecho otra cosa que tratar de enmendarle la plana a los electores” y “sabe que en las urnas no ganará nunca”.

Desde la tribuna del Congreso de los Diputados, Rajoy valoró que Sánchez presenta este mecanismo constitucional de exigencia de responsabilidades al Gobierno porque “ha interiorizado lo que la mayoría españoles piensan: que no llegará a la Presidencia por victoria en las urnas”. “¡No llegará!”, enfatizó.

Según el líder del PP, Sánchez se mueve por “el afán y la inquietud” que le despierta el hecho de que “no avance en los sondeos”. “Podemos llamar a esto, sin faltar a la verdad, oportunismo”, espetó Rajoy, para quien la sentencia de la 'Gürtel' no es más que “una excusa para esconder las urgencias de Sánchez y su poca confianza en llegar alguna vez a la Presidencia como llegamos los demás”.

“Le urge ser presidente del Gobierno y lo mejor es hacerlo de esta forma, sin aparecer por las urnas, no vaya a ser lo que todos estamos pensando y de eso que él es plenamente consciente”, manifestó Rajoy, para a renglón seguido sentenciar con firmeza que esta moción “atropellada y mal encarada” tiene su origen en que Sánchez “sabe que en las urnas no ganará nunca”. “Y por eso se escapa de la gente”, criticó.

Así las cosas, advirtió a la bancada socialista y a su líder de que “nada en esta vida es gratis” y que “las irresponsabilidades” también tienen un precio. Se refirió en este punto a que el día en el que sea anunció la moción la bolsa cayó, las empresas perdieron capitalización bursátil y la prima de riesgo se disparó. “Pone, sin duda, los pelos de punta”, remarcó.

Rajoy avisó de que “ha bastado con que Sánchez hablara para demostrar que todo se puede venir abajo” en materia económica. “Presentan una moción de censura cuando las cosas van bien, cuando más se necesita estabilidad y certidumbres”, evidenció el jefe del Ejecutivo, antes de advertir de que “el futuro de nuestros hijos se compone de un material muy frágil al que no le convienen bromas ni frivolidades”.

Todo ello le llevó a opinar que “todo pasa a un segundo plano” cuando se trata de la “ambición” del secretario general del PSOE. “Estamos ante el intento inútil de justificar sobre una falsedad algo que no pasa de ser una exaltación del no es no, una muestra de ese afán por aprovechar cualquier resquicio de tomar un atajo al poder”, analizó.

EL PSOE TIENE “MUY CERCA” LA CORRUPCIÓN

En este punto, se preguntó qué puede ganar España bajo el liderazgo de Sánchez. “¿Acaso el PSOE, árbitro de la limpieza en esta moción de censura está limpio? ¿Pueden ustedes presumir de incorruptos? ¿Tienen algún procesado en sus filas? ¿Le han abierto a algún militante de su partido juicio oral? ¿Tienen algún condenado? ¿Cuando llegue la sentencia de los ERE se van a poner ustedes una moción de censura a sí mismos?”, inquirió con mirada retadora.

Estas preguntas encadenadas hicieron que la bancada popular rompiera en aplausos, pero Rajoy siguió: “¿Están en condiciones de garantizarnos que se han presentado a las elecciones sin financiación ilegal ninguna? ¿Con qué autoridad moral hablan ustedes? ¿Son ustedes acaso Teresa de Calcuta?”. “No voy a establecer competiciones, pero sí pretendo que no se nos tome el pelo a los españoles”, subrayó.

“La corrupción, como usted sabe muy bien porque la tiene muy cerca, la hay en todas partes, no conoce barrios, banderas ni doctrinas, qué le voy a contar a usted que no sepa”, trasladó al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. “Para venir a dar lecciones hay que estar en condiciones de darlas, sino es mejor callarse”, recriminó al PSOE.

ACUSA AL PSOE DE “MENTIR”

El presidente del Gobierno acusó al PSOE presentar una moción de censura basada en una “interpretación libre, interesada y manipulada” de la sentencia de la 'trama Gürtel'. Argumentó que si “la sentencia es toda la base de su moción, ya pueden retirarla porque carece de justificación, salvo que inventen otra”.

El jefe del Ejecutivo cargó contra el líder del PSOE por sus “prisas” para llegar al Gobierno con esta iniciativa, con la que ha demostrado que “no les gusta que la prudencia les desbarate las oportunidades”. En este sentido, defendió que la sentencia concluye que “no cabe ninguna condena penal” al PP, porque la participación a título lucrativo de la que se les condena “no puede generar ninguna respuesta penal”.

“Esto es exactamente lo que dice la sentencia. ¿Esto lo han leído? ¿O se lo han saltado?”, preguntó a Ábalos, al que le avisó de que “no debe mentir en el Congreso de los Diputados” y reprochó que haya “diseñado un cuadro siniestro que no se parece en nada a la realidad pero su ajusta a medida a los intereses de su candidato”.

Recordó, asimismo, las advertencias de dirigentes socialistas tras las elecciones sobre las consecuencias que tendría gobernar con nacionalistas. Guillermo Fernández Vara alertó de que en Extremadura “nos matan”; Javier Lambán lo rechazó; Susana Díaz aseguró que con 85 diputados los electores habían mandado al PSOE “a la oposición, no hay duda”; y fue Felipe González el que clamó contra un “gobierno Frankenstein”.

José Borrell, prosiguió Rajoy, dijo que el PSOE no tenía “nada que hablar” con Joan Tardà o Gabriel Rufián, Rafael Simancas renegó de un acuerdo “implícito o explícito” con nacionalistas, José Bono dijo que con esos apoyos se puede llegar a Moncloa “pero no gobernar”, y el propio Ábalos alertó de que esos partidos no podían ser “aliados” de los socialistas. “Pero al señor Sánchez qué más le da”, remachó.