Compartir

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) informó este miércoles de que tres de cada cuatro mujeres víctimas de violencia de género no habían presentado denuncia previa. En total en 2016 solo se registraron denuncias en 10 de las 38 sentencias relativas a violencia de género dictadas por los tribunales.

Así lo puso de manifiesto el CGPJ a través de un comunicado en el que informó de que el Grupo de Expertos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, que preside la vocal del Consejo Ángeles Carmona, aprobó este miércoles la publicación del análisis de las sentencias de este tipo dictadas en 2016.

En total, el grupo de expertos ha analizado 38 sentencias relativas a crímenes por violencia de género, 10 sobre muertes por violencia doméstica y cinco por asesinato de menores. Dentro de este informe, los expertos han constatado el incremento de denuncias previas en los crímenes de género respecto al año anterior, aunque la cifra sigue siendo baja porque apenas alcanza el 26% del total.

En este sentido, el Observatorio afirmó que “a buen seguro había malos tratos no denunciados” en el 74% de sentencias en las que no constaban denuncias previas. Por esta razón, el informe destaca la importancia de “fomentar la mejora en la información a todos los agentes implicados”. Asimismo, resalta la necesidad de “mejorar los canales de detección de riesgo en mujeres que acuden a centros sociales a recabar ayudas y no desean denunciar”, así como de hacer hincapié “en los programas de información, prevención y mecanismos de protección a niños y adolescentes”.

“AUSENCIA DE IMPUNIDAD”

Este informe arroja, además, otros datos. La media de edad de las víctimas fue de 40 años, incrementándose respecto a 2015, en el que había sido de 32 años. Respecto a la agravante contemplada en las sentencias, la más aplicada fue la de parentesco, presente en el 92% de los casos por muerte por violencia de género, en un 52% en los casos de violencia doméstica y en el total de las sentencias referidas a víctimas menores.

En cuanto a atenuantes, el trastorno o afectación mental fue apreciado en apenas un 10% de los casos, lo que para los expertos demuestra “la nula o reducida influencia de las disfunciones mentales en los crímenes de violencia de género”.

Por otro lado, en conexión con los casos de violencia de género se registraron, según el análisis de las sentencias de 2016, siete víctimas, cuatro de ellas mortales, de las que dos eran menores de edad, hijos de la pareja. Además, ocho menores presenciaron el crimen de su madre y un total de 64 hijos e hijas, 38 de ellos menores de edad, recibieron indemnización por responsabilidad civil.

En este sentido, el grupo de expertos destacó la necesidad de “fortalecer los servicios sociales y sanitarios para la detección temprana y para la mejor protección y atención de los menores”.

Entre los datos analizados, el grupo de expertos destaca también la “ausencia de impunidad” en las sentencias, ya que de las 38 sentencias dictadas por violencia de género, recayó fallo condenatorio en 37. De ellas, 30 fueron por asesinato y 7 por homicidio, lo que evidencia “una especial agravación de los hechos, concretada en una mayor preparación de los mismos y en una mayor agresividad en su ejecución”. La pena media privativa de libertad impuesta fue superior a 17 años.