Compartir

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha acordado prisión eludible con fianza de 200.000 euros para Rosalía Iglesias, la mujer del extesorero del PP Luis Bárcenas. En caso de depositar la cantidad podrá salir de prisión y entonces quedará sujeta a retirada del pasaporte, prohibición de salir del territorio nacional y obligación de presentarse ante el juzgado con periodicidad quincenal.

Iglesias fue condenada a 15 años y un mes de cárcel por los delitos de apropiación indebida, cinco delitos fiscales, blanqueo de capitales y falsedad en documento mercantil. La pena más alta correspondería al delito de blanqueo, por el que ha sido condenada a 3 años de cárcel. Se la condenó también al pago de una multa de 5,6 millones de euros.

Fuentes jurídicas indicaron que será trasladada en un furgón policial desde la Audiencia Nacional hasta la prisión de Soto del Real, donde se encuentra confinado su esposo desde el pasado lunes.

El tribunal ha comunicado hasta ahora la libertad provisional con medidas cautelares para Carmen Rodríguez Quijano, exmujer del cabecilla de la 'Gürtel', Francisco Correa, condenada a 14 años y ocho meses de cárcel, y le fija como medidas cautelares la retirada del pasaporte, la prohibición de salida del territorio y presentaciones `apud acta´ cada 15 días.

Además, ha decidido también dejar en libertad al exconcejal de Majadahonda Juan José Moreno, condenado a 15 años y dos meses de prisión; al administrativo de las empresas de Correa José Luis Izquierdo, condenado a 17 años y siete meses de prisión, y a Antonio Villaverde, abogado del cabecilla de la trama, condenado a ocho años y dos meses. Todos ellos estarán sometidos a las mismas medidas cautelares que Rodríguez Quijano.

En la vista pública celebrada el pasado lunes, la Fiscalía solicitó medidas cautelares para 16 condenados con penas más altas. El tribunal decidió ese mismo día el ingreso en prisión de los tres condenados en la sentencia del 'caso Gürtel' a más de 30 años y que tenían un entramado financiero o fondos en el extranjero.

Así, desde la sede de la Audiencia Nacional salieron en dirección al centro penitenciario de Soto del Real el extesorero del PP Luis Bárcenas (33 años y cuatro meses), que ya cumplió 19 meses en prisión provisional; el exconsejero madrileño Alberto López Viejo (31 años y nueve meses), y el exalcalde de Majadahonda (Madrid) Guillermo Ortega (38 años y tres meses). Isabel Jordán, administradora de las empresas de Gürtel y condenada ahora, ingresó en prisión el pasado viernes de manera voluntaria para cumplir la condena firme por el `caso Fitur´. También se encuentra en prisión por esa causa el `número dos´ de la 'Gürtel', Pablo Crespo.

Todos ellos pueden recurrir al Tribunal Supremo, que estudiará los argumentos contra la sentencia y dictará una que ya será firme. Anticorrupción pidió también el ingreso en prisión para otros ocho condenados y cuatro prohibiciones de salir del país.

Las fiscales Concepción Nicolás y Concepción Sabadell pidieron prisión para Rosalía Iglesias, la esposa del extesorero del PP; para la exmujer del cabecilla de la trama, Carmen Rodríguez Quijano, y para todos los condenados a más de seis años de cárcel, incluido el exviceconsejero de Inmigración de Madrid Carlos Clemente (5 años y 9 meses), que vive en Colombia y, por tanto, entiende que hay un mayor riesgo de fuga.

Anticorrupción anunció también en la vista de medidas cautelares que informará a favor de cualquier medida, como el indulto, que beneficie al exconcejal del PP José Luis Peñas, condenado a 4 años y 9 meses, ya que considera que ha sido una pieza fundamental para esclarecer el caso. Peñas grabó durante un año al cabecilla de la trama corrupta y eso dio origen a la 'Gürtel'. Para su compañero Juan José Moreno, condenado a 15 años y 2 meses, pidió su encarcelamiento.

El tribunal es el mismo que dictó la sentencia con una excepción, el magistrado José Ricardo de Prada, que se encuentra en servicios especiales dado que se ha incorporado a los tribunales internacionales de Naciones Unidas en La Haya. Se le concedió permiso para formar parte del tribunal, celebrar el juicio, la deliberación y redactar la sentencia. Sin embargo, en el permiso no iba incluido formar parte de la vista para estudiar las medidas cautelares solicitadas tras la sentencia.