Compartir

El concejal de UPyD en el Ayuntamiento de Alcobendas, Miguel Ángel Arranz, solicitó este martes en el Pleno municipal que los autobuses nocturnos -conocidos como 'búhos'- efectúen parada a petición de las mujeres para que puedan apearse en “puntos intermedios” cerca de sus casas, reduciendo así el “riesgo a sufrir situaciones de acoso”.

La idea, según la formación magenta, es que los conductores eviten que las mujeres se bajen por la noche en “zonas despobladas, poco transitadas o con problemas de iluminación”. Según el edil, es una medida que ya se ha implantado con éxito en ciudades como Bilbao, Vigo, Zaragoza o Terrassa y previene “robos, insultos o incluso acoso sexual”.

En su propuesta, UPyD adjunta informes técnicos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que aseguran que al reducir el tiempo y la distancia que mujeres y menores caminan en solitario por la noche, decrecen las denuncias por acoso y la percepción de miedo e inseguridad.

Arranz instó al Consistorio a negociar con el Consorcio de Transportes para implantar “de inmediato” esta medida, sobre todo en las líneas que pasan por el polígono industrial, La Moraleja, el Arroyo de la Vega o los nuevos barrios de Valdelasfuentes y Fuentelucha, zonas solitarias, máxime de madrugada.